La era de la dependencia tecnológica